miércoles, 10 de junio de 2020

¿Cómo comunicar un despido de manera eficiente?


Introducción:
Comunicar un despido no es una tarea fácil y más aún, si eres consciente del despido de colaboradores que han realizado un trabajo adecuado en la empresa. Realizar un despido es un proceso muy complejo que suele afectar al desvinculado de manera emocional, o en el mayor de los casos, al jefe. Consiste en una decisión de no retorno laboral que es realizado con determinación.
La pérdida de un empleo, siendo una fuente de ingresos y posiblemente la única con la que el empleado cuente, suele ser muy traumática, por lo que no se tendría que tomar a la ligera y se debería contar con una previa preparación antes de realizar dicha acción.
Desarrollo:
Para intentar disminuir el impacto emocional que tiene el ser despedido, te traemos una serie de consejos que podrían ayudarte en el mundo laboral.
Antes del despido; el despido es la manera de darnos cuenta de que un colaborador está realizando mal sus labores. La empresa debe preocuparse por realizar un seguimiento de resultados, haciéndoselos saber a los empleados para que puedan adaptarse al rendimiento que espera la empresa de ellos. Tener en mente realizar un despido es el último recurso cuando las medidas correctas han fallado, cuando la situación económica de la empresa empeora, entre otros. En cualquiera de estos casos, no podemos descuidar nuestro capital y debemos comunicarnos activamente para que sean conscientes de la situación.
¿A qué nos referimos exactamente con esto? Orientar a los colaboradores para que cumplan con los objetivos mencionados y proporcionarles la ayuda adecuada en caso de que la necesiten y así contribuir a la organización de forma eficaz. Si el empleado es consciente de que no ha logrado cumplir con las expectativas, el despido no será tan inesperado.
El seguimiento efectivo es estrictamente necesario para que se pueda corregir el rendimiento individual, grupal o incluso de conducta en los empleados. De no hacerlo, el despido será un fracaso nuestro, como gestores.
Efecto Halo; te preguntarás ¿Qué es el efecto Halo? Es sencillo, este efecto es un sesgo cognitivo que nos lleva a sacar conclusiones sobre una persona en base a una característica concreta de su personalidad o a una conducta puntual. Evitemos realizar juicios de valor de esta índole, pues estaríamos siendo injustos con el empleado cuyo rendimiento podría ser mejor del que percibimos al no haber marcado objetivos.
Comunicando el despido; lo más recomendable para este punto, es comunicar un despido de manera privada, discreta y sobre todo presencial. Si es posible, solo se deben encontrar máximo dos personas en el lugar: el empleado y la persona encargada de realizar o comunicar el despido.


Ahora, si nos referimos a la persona que debe realizar el comunicado, con totalidad sería el responsable del departamento o la persona que esté a cargo directo del empleado, siempre y cuando cuente con una previa preparación para realizar el comunicado y cuando no exista un responsable de Recursos Humanos. Lo más apropiado es que fuese la persona que ha realizado el seguimiento del rendimiento del empleado a lo largo de su estadía en la empresa, por la autoridad moral que esto le confiere.
Como se hizo mención anteriormente, este es un momento incómodo e íntimo, por lo que hay que evitar que terceras personas estén presentes a la hora de hacer el anuncio o evitar interrupciones inesperadas. De igual manera, la reunión se puede programar con algo de tiempo para evitar que todo resulte demasiado repentino y que el trabajador pueda prepararse de manera emocional y mental para el encuentro incómodo.
Ahora bien ¿cómo comunicamos el despido? Cada persona puede sentirse mejor comunicándolo de una manera determinada, pero generalmente es mejor ser breves, directos y concisos. Si empezamos explicando todas las cosas que ha hecho mal el empleado, este se podría poner a la defensiva, argumentando las causas de cada punto, por lo que en realidad estamos dando la impresión de que estamos tanteando una decisión que podría tener solución o ser reversible.
Por consiguiente, si el despido está decidido, no se debería alargar la agonía; por lo contrario, se debería explicar con determinación la decisión que tomó la empresa.
El tema a explicar debe ser en torno a datos objetivos y no entrando en cuestiones personales ni otras valoraciones o actos emocionales. Es un momento duro para ambas personas y debe serlo, pues al fin y al cabo no deja de ser un despido.
Impacto en el centro de trabajo. El realizar un despido tiene un gran impacto no solo en la persona afectada, sino en todo su entorno de trabajo. Por eso, es tan fundamental que todos sepan lo que espera la empresa de ellos y cómo valoran su trabajo actual. Por otro lado, los despidos a causa de problemas económicos suelen ser más dañinos a la moral, pero también, habitúa afectar primero a los empleados con un rendimiento bajo.
Aun así, en un entorno controlado, el despido debería ser algo previsible, ya que se proporciona el apoyo y la información necesaria para que el empleado pueda corregir su conducta.
Asesórate con nuestros consultores y coaches expertos en empleabilidad y manejo general de despidos, dejando tus datos de contacto en el siguiente link: https://iboutplacement.com/contactenos.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Cómo mejorar mi marketing personal y empleabilidad?

¡Tu imagen es tu carta de presentación! Con respecto al marketing personal, ¿Qué es lo más importante que debemos tener en cuenta? ...